La memoria:  ¿qué es? ¿qué estrategias y técnicas podemos usar para entrenarla?

Actualizado 19.04.2021

Frases como: ¡Qué mala memoria tengo!, ¡No me acuerdo dónde dejé las llaves!, ¡No me acuerdo que comí ayer! ¡Estoy perdiendo la memoria!, etc., ¿te resultan familiar, verdad?

Diferentes estudios demuestran que no nacemos con buena ni mala memoria, ni la pérdida de memoria está asociada exclusivamente al envejecimiento.

Por eso ante frases o afirmaciones como éstas, lo recomendable, en todo caso, es ejercitar o entrenar nuestra capacidad de memoria cada día con el objetivo de evitar o retrasar la aparición de su deterioro.

Desde terapia ocupacional la intervención que realizamos consiste en diseñar programas de actividades con el objetivo de mantener y mejorar el funcionamiento de la memoria así como compensarla y restaurarla cuando se produce su deterioro.

memoria humana

Las causas que producen su alteración son variadas, y se relacionan con factores tantos internos de la persona como externos.

Como terapeutas ocupacionales damos gran relevancia al impacto que tiene la cognición en el paciente a la hora de su desempeño ocupacional, social y familiar, así como también a sus intereses, valores y motivaciones.

Por este motivo las actividades se desarrollan de forma individualizada, enfocadas a mejorar la calidad de vida, autonomía personal y entorno de la persona.

 ¿Qué es la memoria?

La memoria es considerada pieza fundamental dentro del conjunto de capacidades y habilidades mentales que tiene el ser humano.

Gracias a ella sabemos, por ejemplo, quiénes somos, dónde vivimos, dónde está nuestro lugar de trabajo, a dónde tenemos que ir la próxima semana, etc.

La memoria es un proceso cognitivo que nos permite codificar información, almacenarla en nuestro cerebro y recuperarla cuando la necesitamos.

No se relaciona con un único lugar de nuestro cerebro ni es homogéneo.

El proceso de codificación, almacenamiento y recuperación de la información o recuerdo se consigue gracias a un sistema complejo, donde cada tipo de memoria tiene sus propias funciones y modos de funcionamiento de forma coordinada.

Estudios demuestran que cuanto más estructurada y comprendida tengamos una información en nuestro cerebro, más fácil será su recuerdo.

Debemos tener en cuenta que existen otros factores como el entorno junto con el contexto social, personal y familiar que influyen a la hora de recordar. Estos factores hacen que el recuerdo sufra cambios.

Nuestra  memoria no es un almacén de información fija y de experiencias vividas.

Decimos esto porque la memoria se define como un proceso creativo, donde reelabora la información cuando existen lagunas.

El cerebro realiza esta reelaboración de acuerdo a nuestra experiencia y a factores tanto internos como externos predominantes en el momento del recuerdo.

Cuando hablamos de recoger y codificar la información nos referimos a percibirla y comprenderla. Para que este proceso sea eficaz es necesario prestar atención e interpretarla de forma correcta.

Si no prestamos suficiente atención no podremos almacenar y mucho menos recuperar la información cuando la necesitemos.

Imagínate que tienes que preparar un informe en tu trabajo y lo tienes que defender ante tus jefes, ¿crees que es más fácil recordar la información si un día la estudiaste en el parque, otro en el salón de tu casa o habitación, otro día en la cocina mientras preparabas un café, etc.?, o por el contrario, ¿crees que te sería más fácil recordarlo si  lo preparaste siempre estando en tu mesa de estudio o trabajo habitual? ¿Qué opinas?

Estrategias para mejorar la Memoria

En nuestra búsqueda por mantener y/o mejorar el funcionamiento de la memoria, recurrimos a una serie de estrategias con ejercicios que nos permiten entrenar y ejercitarla, no solo a corto, sino también a medio y largo plazo.

Algunas de estas estrategias son:

  • Estrategia de Repetición

Es una función básica a la hora de retener la información. Es un proceso superficial por lo que la información se retiene, principalmente,  durante un periodo corto de tiempo en el cerebro.  Esta técnica mantiene activa la información en la memoria a corto plazo hasta ser trasladada a la memoria de largo plazo.

  • Estrategia de Selección

Consiste en extraer la información principal o más relevante que se almacena en el cerebro, con el fin de procesar el contenido de forma más eficaz. Las técnicas utilizadas son el resumen y esquema.

  • Estrategia de Organización

Esta estrategia consiste en agrupar, estructurar y conectar la información clasificándola en unidades pequeñas que guarden una relación coherente y semántica entre sí. Se trata de un proceso más profundo en cuanto a la retención de la información, a la vez que facilita una recuperación más efectiva.

  • Estrategia de Elaboración

Utilizamos esta estrategia para asociar nueva información a contenidos que ya están almacenados en nuestra memoria lo que facilita tanto la retención como la recuperación de la misma.

Memoria y Terapia Ocupacional

La intervención que se realiza desde Terapia Ocupacional va dirigida, como se ha comentado en otras ocasiones, a mantener el mayor tiempo posible un óptimo desempeño ocupacional en la vida diaria de la persona.

Para desarrollar esta área de intervención, en primer lugar se realiza una evaluación inicial.

Dentro de algunos de los instrumentos estandarizados que podemos usar para realizar esta primera evaluación tenemos:

  • Test de Memoria Conductual de Rivermead III
  • Mini examen cognoscitivo de Lobo (MEC)
  • Test Pfeiffer
  • Medida Canadiense de Rendimiento Ocupacional (COPM)

El objetivo de esta evaluación consiste en comprender qué es lo que la persona demanda, qué necesita, qué desea hacer, qué puede hacer y qué dificultades relacionadas con su memoria presenta.

Cabe aclarar que no hay una escala estandarizada que mida exclusivamente la memoria psicológica.

Sus resultados establecen las bases en las que se desarrolla el proceso de intervención.

Posteriormente pasamos a planificar el programa de intervención, en el cual se diseñan actividades principalmente relacionadas con la vida diaria de la persona, sus intereses, motivaciones, prioridades y necesidades.

 Ejemplos de Actividades

Las actividades las trabajamos aplicando las estrategias y técnicas antes mencionadas, y centrándonos en las tres fases o funciones básicas de la memoria:

  • Registro
  • Retención
  • Recuperación

Dicho esto, a continuación verás algunos ejemplos de actividades que se pueden plantear en el programa de entrenamiento para mejorar la memoria, y que desde Terapia Ocupacional podemos aplicar.

Como hemos hablado en otras ocasiones es fundamental para nosotros desarrollar las actividades en función de las capacidades y habilidades de la persona.

Cada actividad va enfocada a cumplir una serie de objetivos, objetivos planteados previamente tras la evaluación inicial.

A lo largo de todo el proceso de intervención vamos evaluando de forma continua el progreso que va desarrollando la persona durante las sesiones.

Este seguimiento o evaluación nos permite saber si las actividades desarrolladas están cumpliendo el objetivo marcado. De no ser así, vamos adaptando las actividades junto con la persona, ya que es parte activa del proceso, sin perder nunca de vista cuáles son sus necesidades, intereses y motivaciones.

Por otra parte, el tiempo de intervención desde terapia ocupacional va a depender de varios factores, entre ellos del grado de deterioro cognitivo, evolución, participación activa, capacidad en la toma de decisiones, entre otras.

actividades de memoria

Conclusiones

Existen varios factores que pueden afectar nuestra capacidad de memoria llevándola a un deterioro.

Conocer qué factores influyen en dicho deterioro o pérdida de memoria, nos permite tomar decisiones, y actuar  de manera preventiva con el objetivo de evitar y/o retrasar su progreso el mayor tiempo posible.

Recordemos que cada uno de nosotros y nosotras somos diferentes. El funcionamiento de nuestra memoria, y la capacidad de respuesta de nuestro cerebro ante la aparición de un deterioro o limitación deben ser tratados de forma individualizada. A esto debemos sumar que hay factores externos que nos rodean e influyen.

En terapia ocupacional nuestro plan de intervención va dirigida a mejorar el desempeño ocupacional que tiene la persona en su vida diaria.

Somos conscientes de la gran importancia que tiene esta capacidad cognitiva a la hora de realizar cualquier actividad cotidiana. Por eso, nuestro propósito se centra en diseñar programas relacionados con las tareas cotidianas de la persona, sus aficiones, intereses y motivaciones.

Queremos que la persona con la que trabajamos sea lo más autónoma posible, que viva con calidad de vida y tenga en todo momento una vida digna. Nosotras, los y las  terapeutas ocupacionales contribuimos con nuestro trabajo para que sea así.

¿Qué otras actividades conoces que se pueden aplicar para mejorar tu memoria?

Fuentes de interés

-Delgado Losada M.L. (2004) Estudio de la eficacia de un programa de entrenamiento en estrategias para mejorar la memoria en personas mayores. [Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid] https://eprints.ucm.es/id/eprint/10114/1/T27491.pdf

-García-Sevilla, J., Fernández P.J., Fuentes L.J., López J.J. y Moreno M.J. Estudio comparativo de dos programas de entrenamiento de la memoria en personas mayores con quejas subjetivas de memoria: un análisis preliminar. Revista de investigación en Psicología. 2014; 30 (1):337-345.

-Ostrosky-Solís F y Lozano Gutiérrez A. Rehabilitación de la memoria en condiciones normales y patológicas. Avances en Psicología Clínica Latinoamericana. 2003; 21: 39-51.