Adultos mayores: las relaciones sociales en época de covid-19

Las relaciones sociales en adultos mayores durante el covid-19 son un reto difícil debido a las circunstancias de aislamiento y distanciamiento que están sufriendo de una forma muy restrictiva.

Las relaciones sociales son aquellas interacciones que realizamos entre los seres humanos. Nos lleva a cambiar nuestra conducta, nuestra forma de actuar o de pensar, en definitiva, nuestra forma de vivir.

¿Has visto la importancia de mantener y tener relaciones sociales?, ¿Puedes intuir todo lo que modificas en tu interior a través de ellas?

Las relaciones sociales, juegan un papel fundamental en nuestro bienestar, tanto a nivel de las capacidades funcionales como mentales. 

¿Cómo influyen las relaciones sociales en los adultos mayores?

Las relaciones sociales son fundamentales para todo ser vivo, pero más si hablamos de personas con edades avanzadas, explico por qué digo esto. 

A medida que vamos envejeciendo, el entorno social, en su mayoría, se reduce debido a varias causas como es: la jubilación, la independencia de los hijos, el fallecimiento de seres queridos y/o amigos o algunas enfermedades funcionales o psicológicas.

Esto lleva a que si disminuyen nuestras salidas y, por lo tanto, las relaciones con los demás, nuestro bienestar se verá resentido y nos encontraremos, en algunos casos, en un estado de soledad o aislamiento social

Lograr una vida activa siempre depende de muchos factores, pero no podemos negar que ser miembro activo del entorno donde vives (familia y amigos), tener personas en las que confiar y la realización de actividades en la comunidad donde resides, es fundamental para conseguir un envejecimiento activo y saludable

Beneficios de las relaciones sociales

Nacer, crecer y envejecer en sociedad es un beneficio muy positivo para todas las personas. Las relaciones sociales en adultos mayores durante el covid-19, están siendo muy limitadas, por lo que dificulta que muchos y muchas puedan obtener un bienestar pleno. 

Nos van a proporcionar una base sobre la que asentar nuestras actuaciones y pensamientos, ayudándonos en el día a día a hacer frente a situaciones de todo tipo, entre las que se encuentran aquellas difíciles que a veces la vida “nos regala”.

¿Qué beneficios nos proporcionan las relaciones sociales?

  • Mejora la capacidad funcional.
  • Mejora la salud emocional.
  • Aumenta los niveles de autoestima.
  • Efectos favorables en enfermedades articulares, crónicas o las propias psico-emocionales como la depresión o ansiedad. 
  • Ayuda a conseguir mayor autonomía personal e independencia.
  • Crecimiento de nuestra positividad.
  • Estimulación de la realización de nuevas actividades.
  • Nos ayuda a afrontar nuestras preocupaciones, problemas o dolores, de una forma más positiva.
  • Una mejor gestión del estrés.
  • Sentimiento de confianza y seguridad.
  • Integración comunitaria. Sentimiento de pertenencia a un lugar, colectivo o grupo.
  • Conocimiento de otras culturas, opiniones o inquietudes que te ofrecen una visión más amplia de la vida. 

Cuando tenemos un entorno social óptimo donde nuestra familia, vecinos y amigos están cerca y tenemos su apoyo, fortalecemos nuestro estado de bienestar en todos los sentidos.  

Adultos mayores bailando en época de covid-19

Las relaciones sociales en adultos mayores en época de covid-19

Aquel día de marzo, nos vimos en nuestras casas, confinados, sin poder salir, sin poder ver a la familia, con miedo e incertidumbre. Nos encontramos en una situación de desconocimiento absoluto, lo que nos llevó a tener un sentimiento continuo de amenaza y alerta

La enfermedad, el peligro al contagio y a tener un final que nadie desea, ha producido un estado de desconfianza hacia los demás. Ese sentimiento, nos mantiene en alerta de peligro cada vez que salimos y nos debemos relacionar. 

Esta situación, favorecerá en un futuro, a que las relaciones sociales, por lo menos en un principio,  sean más distantes y frías. El cerebro habrá creado una realidad imaginaria de desconfianza. 

Actividades que fomentan y mejoran las relaciones sociales en épocas de covid-19

Debemos intentar llevar una vida lo “más normal” posible. Por ello, te voy a exponer una serie de actividades que puedes seguir haciendo, aún en pandemia:

  • Realiza actividades de rutina diaria en casa. Sigue haciendo tus tareas como hacer la cama, hacer la comida o limpiar. Te ayudará a conservar tu autonomía. Puedes obtener más información sobre las actividades diarias en este artículo del blog.  
  • Haz la compra. Esto te ayudará a seguir manteniendo contacto con personas de tu alrededor.
  • Si vives con otras personas, intentad pasar tiempo de calidad para conversar, jugar a algún juego de cartas, o bien ver una serie de televisión que os guste. También puedes ejercitar tu memoria, la atención o el lenguaje, entre otras capacidades, con los cuadernillos de estimulación cognitiva que puedes adquirir en la web. Si los quieres, haz click aquí
  • Pasea, si puedes, todos los días. Te ayudará a relacionarte y también a conseguir bienestar físico y psicológico.  
  • Formación online. Si eres una persona que le gusta aprender cosas nuevas, aprovecha y apúntate a algún curso online. Podrás compartir experiencias, conocimientos o dudas con otras personas. Puedes encontrar entre mis servicios, programas online de estimulación cognitiva, tanto a nivel individual como grupal. Haz click aquí, si quieres saber más. 
  • Haz “quedadas” a través de videollamadas. Intenta, con tus familiares, amigos o allegados, fijar un día a la semana y una hora para hacer ese encuentro virtual. 

Estas son algunas actividades que podemos hacer para no caer en un aislamiento social o en enfermedades como la depresión u otras. 

Ejercitemos, en la medida de lo posible, nuestra mente y nuestro cuerpo. Luchemos por tener una vida saludable y activa, a pesar de todo. 

Desde aquí, y para terminar este artículo, quiero dar un un soplo de aire puro y alentador a todos aquellos y aquellas que creen que esto no terminará:  “amigos y amigas esto pasará y podremos volver a sentarnos al lado de nuestro hijo, vecino o amiga a charlar, a compartir, a reír, a soñar, a llorar,  en definitiva volver a VIVIR”. 

¿Imaginas cómo será cuando volvamos a “nuestra normalidad”?