Productos de apoyo para la alimentación

Dentro de las actividades de la vida diaria encontramos la alimentación.

Esta actividad para las personas que presentan algún tipo de enfermedad neuromuscular, degenerativa y/o sensorial, puede convertirse en una verdadera odisea.

Para facilitar de una u otra manera la autonomía de la persona en su realización, desde terapia ocupacional asesoramos en la utilización de productos de apoyo, productos de apoyo que hablaremos a continuación de forma muy resumida.

¿Qué son los productos de apoyo?

Son instrumentos, aparatos o dispositivos que han sido fabricados con el objetivo principal de facilitar la realización de tareas cotidianas.

Van dirigidos, especialmente, a aquellas personas que de forma autónoma no pueden hacer dichas tareas, bien porque tengan una disminución o declive en su funcionamiento a nivel físico, sensorial, cognitivo y/o degenerativo.

La dificultad para realizar actividades básicas de la vida diaria, tiene importantes consecuencias en la calidad de vida de la persona. Por eso la utilización de productos de apoyo pueden brindar una mejora de la autonomía personal y por tanto, una mejora de su calidad de vida y salud mental.

Ahora bien, unas gafas para leer, son también un producto de apoyo.

Con esto quiero recalcar que todos somos candidatos a utilizar los diferentes productos de apoyo que existen. No necesariamente hay que tener una limitación funcional moderada o grave para usarlos.

Lo que sí resulta importante conocer es cuáles son las necesidades particulares, recursos propios y nivel funcional de la persona que las utiliza porque aunque los beneficios que pueden aportar los productos de apoyo son enormes, estos deben ser los adecuados para cubrir realmente su cometido.

Los productos de apoyo han sido fabricados para cumplir un objetivo y por tanto es un pilar básico recibir el asesoramiento adecuado de profesionales expertos en el área.  En este aspecto, los terapeutas ocupacionales estamos capacitados para cumplir esta función.

¿Qué tipos de productos de apoyo existen?

Para responder a esta pregunta, debemos ir a la Organización Internacional de Estandarización (ISO), donde en la norma UNE en ISO 9999, encontramos la clasificación de Productos de Apoyo para personas con discapacidad.

Clasificación productos de apoyo

Dentro de esta clasificación nos vamos a centrar en los productos de apoyo para actividades domésticas, y en concreto los relacionados con la alimentación que nos ayudan a comer y beber.

Productos para la alimentación

Realizar la tarea de comer y beber implica una serie de movimientos donde la amplitud de las articulaciones involucradas es importante, así como la coordinación ojo-mano y la fuerza en las extremidades superiores que nos permiten hacer la presión suficiente para poder agarrar cubiertos, vasos o alimentos.

Para evaluar su realización desde terapia ocupacional, tenemos en cuenta:

Higiene postural de la persona a la hora de comer. Una mala postura puede dificultar el proceso de deglución

  • Evaluamos su capacidad tanto ósea como muscular.
  • Observamos  si la silla y la mesa están a una altura adecuada.
  • Si utiliza almohadas, valoramos que están bien colocadas.

El estado cognitivo de la persona para saber si reconoce de forma correcta o no los diferentes alimentos, sobre todo, en los casos de las personas que tienen algún tipo de deterioro cognitivo.

La amplitud de las articulaciones implicadas en la tarea de comer y beber, así como también su coordinación, fuerza muscular y el agarre de los diferentes utensilios necesarios en la alimentación.

El recorrido que realiza la persona desde que coge el alimento hasta que lo lleva a la boca. Observamos la capacidad que este tiene para hacer la actividad de la forma más autónoma posible.

Valoramos la utilización de alguno de los productos de apoyo dependiendo de las necesidades de la persona y las características de dicho producto.

Algunos de los productos utilizados

En los productos de apoyo en o para la alimentación nos referimos, por ejemplo:

  • Platos con un fondo en pendiente, los cuales permiten que la persona pueda apoyar el cubierto y recoger el alimento más fácilmente.
  • Vasos con recorte nasal, recomendado especialmente para personas que tienen dificultad para extender el cuello.
  • Platos con una base en forma de ventosa que evita que éste se pueda volcar.
  • Vasos con una o dos asas que facilitan el agarre y controlan mejor el temblor.
  • Cubiertos con mango curvo, recomendado a personas con artritis, Parkinson o con movilidad reducida.
  • Platos con patas antideslizante, que facilitan la recogida del alimento.
  • Cubiertos con sujeción palmar para personas que no tienen posibilidad de agarre.
  • Soporte con pajitas para aquellos o aquellas que no pueden agarrar el vaso y llevarlo a la boca para beber.

Platos y cubiertos adaptados

vasos adaptados

El objetivo a la hora de utilizar un producto de apoyo debe ser el de poder realizar la actividad de forma autónoma o con la asistencia o asesoría de una persona. Para ello, debemos tener en cuenta el que el producto sea para la persona eficaz, le brinde seguridad y comodidad.

¿Conoces otros productos de apoyo? ¿Has usado o utilizas en la actualidad alguno de ellos?