Asesoramiento familiar

Asesoramiento y orientación a familiares y/o cuidadores de personas con deterioro cognitivo.
 
El deterioro cognitivo es la disminución de nuestras funciones ejecutivas y cognitivas: memoria, atención, lenguaje, cálculo, reconocimiento, resolución de problemas y toma de decisiones, coordinación de movimientos, entre otras.
 
Cuando una persona tiene deterioro cognitivo se irán produciendo una serie de cambios a nivel cognitivo y funcional que, dependiendo del grado de deterioro puede afectar, o no, la realización de tareas cotidianas, relaciones sociales y autonomía e independencia personal.
 
Dependiendo de cómo afecte a cada persona, a medida que el deterioro va avanzando no es de extrañar que ésta presente cambios en su personalidad.
 
La dificultad para adaptarse a la nueva situación o dejar de ser la persona extrovertida y segura que era, son algunos de los cambios que pueden sufrir, dejando paso a conductas opuestas como ansiedad, soledad, inseguridad, frustración, apatía, irritabilidad o agresividad.
 

“Me pregunta por su padre pero él falleció hace muchos años” “Siempre me dice que se va a trabajar” “Me acusa de haberle robado dinero” “Pasa toda la noche despierto/despierta”

 ¿Cuántas veces has dicho estas frases?

 Es muy importante comprender este comportamiento. Si lo hacemos, si lo comprendemos, cuando nos veamos ante estos cambios de comportamiento y conducta, lo podremos afrontar desde otra perspectiva.
 
El no saber qué hacer ni cómo actuar ante estas situaciones, nos lleva a un estado de frustración e impotencia que nos afecta a nosotros mismos, los cuidadores, en nuestro día a día.
 
Estos sentimientos serán menores si por una parte somos conscientes que esas conductas son manifestaciones propias del deterioro cognitivo, y por otra, si aprendemos a reconducirlas.
 
Esa persona a la que tanto queremos y con la que hemos vivido momentos inolvidables no es que ya no nos quiera, es que está enferma.
 

Pasa el tiempo y… ¿tú te has cuidado? ¿Has parado y te has puesto a pensar cómo esta situación te está afectando física y emocionalmente?

 
Como cuidadores y/o familiares de una persona con deterioro cognitivo debemos cuidarnos, proteger nuestra salud y preservar la de esa persona.
 
Porque sí, la persona que está alrededor también lo sufre. Afrontar y gestionar esta situación se considera una de las tareas más importantes y retadoras que tiene la familia, el cuidador/la cuidadora o acompañante.
 
Seguramente no podamos afrontar la situación al 100% pero debemos poner todos los medios que estén a nuestro alcance para disminuir ese cansancio, agotamiento emocional o sentimiento de culpa que sentimos frente a la situación.
 
Por eso, es importante actuar de forma preventiva y evitar que aparezcan esas señales. Y cuando aparecen, debemos recordar que se trata de señales de alarma y debemos buscar ayuda.
 

¿Quieres cambiar esta situación y aprender a manejar las situaciones difíciles que estás experimentando en estos momentos, o incluso, prepararte desde ahora por si aparecen?

 
Después de trabajar con familiares y allegados de personas que necesitan esas atenciones y que son cuidadas en el domicilio, entiendo y comprendo cómo te afecta. He ayudado incluso a profesionales recién iniciadas en el área de geriatría de terapia ocupacional a mejorar la relación con su familiar o paciente con deterioro cognitivo moderado y avanzado.
 
De aquí nace este Servicio de asesoramiento y orientación a familiares y/o cuidadores de personas con deterioro cognitivo.

¿Cuidas a una persona con deterioro cognitivo pero te encuentras algo desorientado o desorientada en este papel?

¿Estás interesado o interesada en buscar acompañamiento en este proceso que es el cuidar?

 

¿En qué consiste este asesoramiento?

En justamente esto, en ser una parte de esa ayuda que necesitas para afrontar, de la mejor manera posible, los cuidados que realizas con esa persona a la que acompañas y cuidas, sin perder los cuidados que tú necesitas.

Cada uno de nosotros y nosotras es diferente, y como tal, actuamos.

Aunque hay pautas a nivel general sobre como actuar ante ciertos comportamientos, la realidad es que cada experiencia es única y es ahí, en cada situación, cuando se necesita de la habilidad y la capacidad de la persona cuidadora para reconducir la situación a un estado de tranquilidad y seguridad tanto para ella como para la persona enferma.
 

¿Sobre qué hablaremos en las sesiones?

  • Estrategias que podemos utilizar para afrontar situaciones difíciles. Estas dependerán de cada caso particular.
  • Resolveremos dudas sobre conductas y comportamientos que se produzcan. Para ello hay que intentar conocer las causas. Conocer el motivo te ayudará a saber cómo manejar o sobrellevar la situación.
  • Aprenderás técnicas para aliviar el estrés y la inquietud tanto de la persona con deterioro cognitivo moderado o avanzado, como el tuyo propio.
  • Sabrás como adaptar la vivienda para disminuir el riesgo de caídas.
  • Aprenderás a proponer actividades que os puedan proporcionar bienestar, y establecer una rutina básica para todos los días.
  • También, a cómo adaptar y mejorar la comunicación con la persona dependiendo de la fase de deterioro cognitivo en la que se encuentre.

 

¿Qué incluye el servicio?

Reunión 15 minutos

Reserva tu plaza

Sesión suelta

45
Reserva tu plaza

Pack Asesoramiento

90
Reserva tu plaza

Preguntas Frecuentes

 
¿El asesoramiento es online o presencial?

Es online. Sin embargo, si estás en Madrid capital, y te interesa que sea en tu domicilio, no dudes en contactar. Habría suplemento por desplazamiento.
 
¿Este asesoramiento es para familiares o cuidadores de personas con cualquier tipo de deterioro cognitivo?

Si, eso es. Hablamos no solo de un deterioro cognitivo moderado o avanzado, sino también de deterioro cognitivo leve. Es importante una vez detectado el deterioro buscar los medios o recursos, que se puedan, para retrasar en la medida de lo posible, su avance.
 
¿Cómo puedo reservar una sesión?

En esta misma página, tienes un botón en el que puedes reservar 15 minutos gratuitos conmigo. En ellos, la idea es hablar sobre la situación que estás pasando, en qué etapa del deterioro está la persona sobre la que quieres hablar y ver las posibilidades que hay de seguir, o no, el asesoramiento.
 
¿De qué va a depender el seguir o no el asesoramiento?

Las causas pueden ser variadas. Todo va a depender de lo que se hable en esa primera reunión gratuita. Tanto tu valoración y opinión, como la mía, son importantes para decidir. No podría ser de otra manera.
 
¿Y si quiero renovar las sesiones, qué tengo que hacer?

Me lo dices con antelación para poder coordinar los horarios de reunión. La idea es mantener la misma hora. Pero si quieres un cambio de horario, lo hablamos. De ahí la importancia de hablarlo con antelación.
 
¿Si tengo dudas, además de lo que hablemos en las reuniones, puedo contactar contigo?

Sí claro. Me envías un email y te contesto tan pronto como me sea posible. Intento que ese tiempo de respuesta sea en menos de 48h.
 
¿Voy a saber cómo actuar ante situaciones dificiles como agresividad, apatía, ansiedad?

Ese es el objetivo del asesoramiento, y por eso se plantea. Ahora bien, además del asesoramiento y orientación que yo pueda darte, tú eres pieza clave para que ese objetivo de cumpla. Tu disponibilidad y compromiso a seguir las pautas de las que hablemos en las reuniones son fundamentales.
 
Si tras empezar a seguir los pasos que me indiques, se me hace cuesta arriba reconducir la situación, ¿qué hago?

Hablaremos sobre como lo estás haciendo. Adaptaremos todo aquello que no esté funcionando y analizaremos la mejor ruta a seguir para que consigas manejarla. Como siempre digo: serás mis ojos. Me guiarás para que luego yo pueda orientarte. Esto se consigue en un ambiente de confianza y sinceridad mutua.
 

Reunión 15 minutos

Reserva tu plaza

Sesión suelta

45
Reserva tu plaza

Pack Asesoramiento

90
Reserva tu plaza