El pasado mes de mayo, dí una videoconferencia en colaboración con en el Espacio de Igualdad Elena Arnedo y el proyecto de mujeres emprendedoras llamado Juntas Emprendemos, coordinados respectivamente por dos estupendas mujeres: Sandra y Eva ¡¡Gracias chicas!!

Y por supuesto, muchísimas gracias a todas las personas que participaron en la charla-taller.

En él hablamos sobre el deterioro cognitivo, sobre cómo el confinamiento ha influido en las personas que lo sufren así como también qué podemos hacer para mejorar su calidad de vida, tanto al paciente como al familiar, cuidador principal o acompañante.

A continuación, expondré de forma muy resumida sobre puntos sobre los que estuvimos hablando.

 

Introducción

Es evidente que la llegada del Covid-19 ha marcado un antes y un después en nuestro día a día, en nuestro estilo de vida, rompiendo de una manera u otra con nuestra rutina.

¿Cómo influye o ha influido este estado de excepcionalidad en las personas que tienen deterioro cognitivo?

¿De qué manera podemos, desde una perspectiva de familiar, cuidador o acompañante, mejorar la calidad de vida de la persona que tiene deterioro cognitivo?

Son preguntas que nos planteamos cuando vemos que tenemos que hacer frente a esta situación. Preguntas que intentaré responder a lo largo de este artículo.

 

¿Y en el caso de las personas que tienen deterioro cognitivo, cómo ha influido?

Para responder a esta pregunta quizás debamos saber ya de por sí, cómo influye este deterioro en las personas.

Como hemos mencionado en un post anterior, el deterioro cognitivo es la disminución de nuestras funciones cognitivas, es decir, disminución en todos aquellos mecanismos o procesos mentales que nos permiten hacer infinidad de cosas, y por tanto, relacionarnos de forma efectiva con nosotros mismos y nuestro entorno a lo largo de nuestra vida.

 

Cuando una persona tiene deterioro cognitivo, se van produciendo una serie de cambios ya no solo a nivel cognitivo, que dependiendo del grado de deterioro puede afectar o no la realización de tareas cotidianas, sino que también afecta sus relaciones sociales y claro, su autonomía personal.

 

 

Como consecuencia de ello, no es de extrañar que la persona presente cambios en su personalidad, cambios como dificultad para adaptarse a la nueva situación, deje de ser la persona extrovertida, segura que era, y empiece a tener un comportamiento con conductas opuestas.

El confinamiento no va a hacer que estas manifestaciones de frustración, apatía, ansiedad, angustia, soledad, inseguridad, introversión, etc., desaparezcan. Al contrario, hay una alta probabilidad de que se agudicen porque no estarán expuestos a los mismos estímulos a los que estaban acostumbrados hasta ahora. En el caso de las personas con deterioro que iban a un centro de día o mayores a realizar diferentes actividades, no podrán hacerlo de momento, al menos hasta que se levante el estado de confinamiento y sea recomendado por los expertos sanitarios.

Afrontar y gestionar esta situación, se considera una de las tareas más importantes y retadoras que tiene ahora mismo la familia, el cuidador o acompañante de una persona con dependencia y deterioro cognitivo.

Es muy importante comprender este comportamiento en la persona. Si lo hacemos, si lo comprendemos, cuando nos veamos en esa situación, la podremos afrontar desde otra perspectiva. Esa percepción de frustración e impotencia que sentimos será menor porque seremos conscientes que las manifestaciones son propias del deterioro cognitivo. Seguramente no podamos afrontar la situación al 100% pero debemos poner todos los medios que estén a nuestro alcance para disminuir ese cansancio, agotamiento emocional o sentimiento de culpa que sentimos frente a la situación.

 

Como cuidadores o familiares de una persona con deterioro cognitivo debemos cuidarnos, debemos proteger nuestra salud y proteger la salud de esa persona.

 

Por eso, cuando aparezcan esas señales de cansancio, dolor muscular, agotamiento emocional, debemos recordar que se trata de señales de alarma y debemos buscar ayuda.

 

¿Cómo podemos ayudar a mejorar la calidad de vida de una persona con deterioro cognitivo?

 

deterioro cognitivo

 

En este caso hablamos de varios puntos que creemos son importantes, es posible que se queden algunos en el tintero.

En primer lugar, consideramos necesario acudir siempre a personal sanitario tanto a nivel primario como secundario.

En segundo lugar, hay que decir que

 

el apoyo de la familia, cuidador, acompañante es un pilar básico para la persona que sufre el deterioro

 

Por eso es necesario que entienda qué le está pasando a la persona, por qué le está pasando y qué puede hacer.

No olvidemos también la importancia de adaptar nuestro mensaje para disminuir el desconcierto que tiene la persona con deterioro cognitivo. ¿Cómo lo hacemos? Adaptándolo en función de la fase en la que se encuentre el deterioro y el grado de afectación del lenguaje.

Por otra parte, podemos ayudar desde la implementación de la estimulación cognitiva. Como hemos visto en otros artículos del blog, consiste en una terapia no farmacológica que se combina con la farmacológica. Si enfocamos la estimulación cognitiva como medio terapéutico del deterioro cognitivo, podemos decir que

 

su objetivo consiste en la utilización de estrategias y técnicas dirigidas a mantener y/o retrasar el avance del deterioro así como proporcionar, en la medida de lo posible, una mejor calidad de vida tanto al paciente como a su familia/cuidador/acompañante.

 

Estudios de evidencia científica han demostrado que la intervención en pacientes con deterioro cognitivo ha conseguido este objetivo terapéutico, gracias principalmente porque la base de esta técnica se relaciona con la plasticidad cerebral, es decir, hablamos de la capacidad que tiene nuestro cerebro para adaptarse a nuevas situaciones e intentar encontrar el equilibrio que ha sido alterado tras la aparición del deterioro. Otro fundamento básico de la estimulación cognitiva radica en que se pueden modificar y mejorar las diversas capacidades cognitivas, con práctica y constancia.

 

Pautas que podemos llevar a cabo en el día a día de una persona con deterioro cognitivo.

  1. Estructurar el día.

Cuando pensamos en estructurar el día lo debemos hacer teniendo a la persona que tiene el deterioro cognitivo.

Es decir tenemos en cuenta, qué horas del día es más activo, si prefiere hacer las actividades de manera solitaria o es más de hacerlas acompañado.

  1. Rutinas

Es importante que no se produzcan cambios bruscos en sus rutinas. El mantener sus rutinas habituales, en la medida de lo posible, le hará sentir más seguridad y tranquilidad.

  1. Darle tareas o actividades sencillas y que le motiven.

Todas las personas queremos sentirnos útiles, las personas con deterioro cognitivo, no son la excepción. Por eso es conveniente asignarle tareas que, le motiven por una parte, y por otra, que pueda realizar sin riesgo para su salud.

  1. Reforzarle de forma positiva.

Cuando realice una tarea o actividad, el valorar el esfuerzo que ha hecho, le hará sentirse bien, tranquilo o tranquila, y le motivará a seguir participando.

  1. Crear espacios seguros.

La seguridad de la persona con deterioro cognitivo es fundamental. Por esta razón se hace necesario, adaptar la vivienda o su lugar de residencia habitual para que sea un espacio cómodo, tranquilo y seguro.

  1. Actividad física

Estudios demuestran que la actividad física genera una serie de beneficios, ya no solo a su estado físico, sino que también los genera a su estado cognitivo y emocional. Es muy importante, que el paciente haga algún tipo de actividad física siempre bajo supervisión de un especialista en el área.

 

Conclusión

El estado de confinamiento, por el que hemos pasado todos, nos ha hecho ver que en el caso de las personas con deterioro cognitivo, agudizaba su conducta y comportamiento. El no poder realizar sus rutinas de forma habitual les altera. En muchos casos porque no comprenden lo que está pasando, y por tanto, este desconcierto les genera ansiedad e inseguridad.

Es posible mejorar su calidad de vida, no sólo durante este periodo que estamos viviendo sino a lo largo de todo su proceso de vital. Por ello el papel de las personas que están alrededor es de gran importancia; es fundamental que sepan comunicarse con ellos de una forma tranquila, con un tono de voz suave; es imprescindible acudir a personal especializado para que orienten y den pautas, al familiar, cuidador principal o acompañante, de cómo afrontar las diferentes conductas y comportamientos por las que puede pasar la persona; por eso mismo, es fundamental comprender en qué consiste el deterioro cognitivo.

Durante el proceso de tratamiento de cualquier enfermedad, la familia del paciente es un pilar necesario en su recuperación; el caso de las personas con deterioro cognitivo no es la excepción, es por ello que una de las mejores maneras que tiene la familia, el cuidador o acompañante del paciente, es saber y comprender en qué consiste el deterioro cognitivo, sabiéndolo, podrá ser partícipe activo en la mejora de la calidad de vida de la persona a su cargo y la suya propia.

 

Referencias Bibliográficas

-Amor Andrés, Mª S. y Martín Correa E. (s.f.) Deterioro Cognitivo Leve. En Tratado de Geriatría para residentes (p.p. 169-172) Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Madrid: Coordinación editorial: Internacional Marketing&Communication S.A.

-Aprome. 2020. Guía para personas mayores y sus familiares cuidadores para afrontar el confinamiento durante la crisis del COVID-19. Recomendaciones de los centros de apoyo a las familias del Ayuntamiento de Madrid.

-Esteve Esteve M y Collado Gil A. El hábito de lectura como factor protector de deterioro cognitivo. Gaceta Sanitaria.2013;27(1):68-71

-Moreno Toledo A. (2018) Manejo de comportamientos difíciles en la enfermedad de Alzheimer. Neurama. Revista electrónica de Psicogerontología.

-Nelson A.P. y Gilbert S (2008) Las causas de los problemas de memoria. En Memoria. Todo lo que necesita saber para no olvidarse de las cosas. (Pp. 85-128) Barcelona: Editorial Paidós.

-Ramos Cordero P. y Yubero Raquel. Tratamiento no farmacológico del deterioro cognitivo. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 2015;51(Supl 1): 12-21.

 

¿QUIERES SUSCRIBIRTE AL BOLETÍN INFORMATIVO?

 

Responsable: Brigitte J. Manrique Báez.
Finalidad: Poder enviar el boletín informativo sobre últimos posts, eventos, noticias sobre estimulación cognitiva, memoria y más…
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: ActiveCampaign, mi proveedor de email marketing, el cual cumple los Principios del Marco de protección de la privacidad UE-EE. UU.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos.