ALZHEIMER Y TERAPIA OCUPACIONAL

 

Con este post, deseo mostraros el papel que desempeñamos los terapeutas ocupacionales a la hora de trabajar aspectos fundamentales en la vida del paciente que tiene diagnosticado la Enfermedad de Alzheimer.

En Alzheimer y Terapia Ocupacional vais a encontrar una pequeña introducción relacionada con la definición de la enfermedad, pero como no es el objetivo de este post  ver síntomas, factores de riesgo, prevención, etc., puesto que lo podéis encontrar en otros sitos web o libros, después de la definición pasaremos directamente al tratamiento.

Os invito a seguir leyendo y conocer las técnicas que utilizamos en Terapia Ocupacional.

 

 

Alzheimer

La Enfermedad de Alzheimer se define como una demencia de tipo degenerativa, progresiva e irreversible, en la que se produce la pérdida de capacidades intelectualesy y cognitivas junto con la aparición de alteraciones de la conducta. Esta pérdida se produce de forma homogénea, lo que hace que podamos diferenciarla de otros tipos de demencia.

La Asociación Americana de Alzheimer habla de tres etapas:

  • Etapa Inicial
  • Etapa Moderada
  • Etapa Grave.

El incremento de la esperanza de vida hace necesaria tratarla como una prioridad sociosanitaria puesto que el número de personas que la sufren va en aumento.

Pero antes de continuar, me gustaría que vierais el siguiente vídeo:

 

Técnicas de Terapia Ocupacional en el Tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer

Antes de iniciar un tratamiento, es fundamental para nosotros, los terapeutas ocupacionales, conocer qué funciones neuropsicológicas se ven afectadas, el rol que el paciente desempeña dentro de su entorno tanto familiar como social,  así como la etapa de la enfermedad en la que se encuentra.

Estos aspectos nos ayudan a planificar una serie de actividades con el objetivo de mejorar la calidad de vida y autonomía personal del paciente, el máximo tiempo posible.

Para conseguirlo nos enfocamos en:

  • Mantener las capacidades y habilidades cognitivas, en óptimas condiciones, durante más tiempo y/o retrasar su proceso de deterioro cognitivo y funcional.
  • Sustituir las funciones dañadas y potenciar las conservadas.
  • Hacer participes a familiares y cuidadores en la vida del paciente, tanto dentro como fuera de las sesiones de terapia ocupacional.

 

Para saber qué tipo de tratamiento debemos diseñar, previamente realizamos una rigurosa evaluación inicial que nos permite conocer la fase de la enfermedad en la que se encuentra el paciente, qué funciones neuropsicológicas tiene afectadas y cuáles preservadas. Como he mencionado antes, es vital esta información ya que nos permite planificar un tratamiento acorde a sus necesidades reales.

Durante el proceso de intervención las técnicas que utilizamos son:

 

Técnica de Orientación a la Realidad (Tor)

El objetivo de esta técnica consiste en trabajar la capacidad de orientación personal, temporal y espacial del paciente.

Comprender esto le ayuda a tener más control sobre sí mismo,  aumentando a la vez su autoestima.

Como terapeutas ocupacionales debemos guiarlos siendo sistemáticos, repitiendo esta técnica varias veces durante la jornada que estemos con él.

En esta técnica, damos al paciente una serie de indicaciones que facilitan la orientación de su cuerpo en relación al entorno y tiempo que le rodea.

 

Actividad TOR

ejercicio de orientacion

 

 

Técnica de Reminiscencia.

Empleamos esta técnica de comunicación, con el objetivo de que el paciente estimule, especialmente, su memoria autobiográfica, así como procesos cognitivos de atención, lenguaje expresivo, memoria semántica y orientación.

A la hora de plantear la actividad tenemos en cuenta el contexto sociocultural y familiar del paciente para que los recuerdos que evoque tengan un significado realista y cumplan su objetivo.

 

Actividad de reminiscencia:

recuerdos alzheimer

 

Técnica de Estimulación Sensorial.

Utilizamos técnicas que estimulan los cinco sentidos del paciente:

  • Vista
  • Tacto
  • Audición
  • Gusto
  • Olfato

El objetivo de esta técnica consiste en potenciar y mantener las funciones de los 5 sentidos mediante actividades de atención, concentración, fijación, coordinación, motricidad  y  reconocimiento de estímulos.

Estudios han demostrado que este tipo de estimulación disminuye la ansiedad, agresividad y apatía del paciente, proporcionándole un estado de bienestar y seguridad a la hora de realizar sus actividades cotidianas.

 

Actividad sensorial

sensorial en alzheimer

 

 

Técnica de Terapia Psicomotriz. Actividad Física Adaptada.

Utilizamos esta técnica porque es muy completa, puesto que se trata de una técnica global donde el paciente trabaja mente, cuerpo, afectividad y roles sociales.

  • A nivel motriz, trabajamos coordinación, equilibrio, fuerza muscular, coordinación motora, motricidad, esquema corporal, percepción del cuerpo en el espacio.
  • A nivel cognitivo trabajamos procesos mentales como la memoria reciente y remota, atención, lenguaje expresivo y comunicativo, comunicación no verbal.

Todas las actividades que se desarrollan son sencillas puesto que queremos evitar grandes niveles de exigencia. Nuestro objetivo es que el paciente se sienta cómodo y seguro mientras realizas las diferentes tareas propuestas. Las instrucciones que le damos son muy concretas y los materiales son fácilmente manipulables.

 

Actividad Psicomotriz

movimiento en alzheimer

 

 

Técnica de Rehabilitación Específica Funcional.

Cuando hablamos de rehabilitación funcional en terapia ocupacional, nos referimos a entrenar sobre aquellas limitaciones funcionales que tiene el paciente a la hora de realizar sus actividades del día a día. Para ello lo primero que hacemos es evaluar:

  • Alteraciones del tono muscular.
  • Alteraciones de la sensibilidad
  • Alteraciones en la coordinación del movimiento.

Una vez definido el grado de limitación diseñamos un tratamiento individualizado, con actividades que favorezcan a mejorar o mantener su tono y fuerza muscular, coordinación óculo-manual, motricidad fina y gruesa, equilibrio, etc.

Todas estas actividades van encaminadas a mantener el mayor grado de independencia funcional del paciente.

 

Actividad de Rehabilitación Funcional

rehabilitacion alzheimer

 

 

Técnica de Mantenimiento de las AVDs.

Desde terapia ocupacional se establecen hábitos y rutinas en el paciente, a través de diferentes tareas que él ya realizaba antes de la enfermedad.  Es fundamental para nosotros,  que el paciente pueda realizar o mantener sus actividades de la vida diaria.

Por tanto, entrenamos en actividades como aseo y arreglo personal, alimentación, vestido, deambulación. Además entrenamos en actividades instrumentales, las cuales que requieren un esfuerzo cognitivo superior porque incluye la utilización de transporte público,  gestión bancaria, hacer la compra, etc.

En relación a esto último, como he mencionado en repetidas ocasiones, todas las actividades se diseñan en función de la etapa en la que se encuentre el paciente. Habrán actividades más complejas que no se podrán trabajar, debido al avance de la propia enfermedad.

 

Actividad de mantenimiento de AVDS

actividades de higiene en alzheimer

 

 

Técnica de Reeducación y Estructuración Medioambiental.

Como terapeutas ocupacionales evaluamos el entorno del paciente.

Empleamos esta técnica de reeducación y estructuración del entorno con el fin de adaptarlo a las necesidades que tiene el paciente. Por tanto, se realiza en función de su desempeño funcional y psicosocial, teniendo en cuenta factores tan importantes como su seguridad, estabilidad, economía, mantenimiento, etc.

Una vez más, el objetivo de esta técnica consiste en mantener por más tiempo tanto la  independencia como la autonomía personal y funcional en sus actividades diarias.

 

Actividad de reeducación medioambiental

reeducacion alzheimer

 

 

Técnica de Asesoramiento a Familiares/Cuidadores.

El contacto con la familia del paciente es un factor muy importante dentro del tratamiento.

Nos permite hacer un correcto seguimiento de los cambios que se van produciendo dentro de su entorno real. En función de la evolución que vamos observando y evaluando, vamos adaptando el tratamiento inicial a las necesidades de va requiriendo el paciente.

Por tanto, las reuniones que se realizan con familiares/cuidadores tienen como base principal evaluar y/o valorar la evolución del paciente con respecto:

  • A la realización de sus actividades diarias.
  • Los fallos cognitivos que pueden aparecer a medida que va avanzando la enfermedad.

Además, en las reuniones asesoramos a la familia indicando normas de seguridad y adaptación de la vivienda para evitar, en la medida de lo posible, caídas y accidentes domésticos.

Para nosotros la participación activa de los familiares y/o cuidadores del paciente con alzheimer favorece una mejora en su calidad de vida, refuerza de forma positiva su interacción, mejora su autoestima, confianza y seguridad.

 

Actividad de asesoramiento a familiares/cuidadores

asesoramiento alzheimer y terapia ocupacional

 

Conclusión

La Enfermedad de Alzheimer, a día de hoy no tiene cura. Desde el momento en que se diagnostica, dependiendo de cada paciente, la esperanza de vida será más larga o corta. Desde Terapia Ocupacional, como habéis visto, el objetivo principal que queremos conseguir con el tratamiento individualizado que diseñamos, es favorecer que el paciente tenga la máxima calidad de vida, autonomía funcional  y personal posible. Por esta razón abordamos aspectos tan importantes como son el mantenimiento de sus actividades diarias, sus capacidades cognitivas y conductuales, la relación con sus familiares y entorno, etc.

Cada paciente es previamente evaluado puesto que no se puede aplicar un único tratamiento a todos los pacientes diagnosticados de Alzheimer. El grado de dificultad de las actividades se diseñan en función de la etapa en la que se encuentre el paciente, su entorno familiar, cultural y social. 

La participación activa por parte de los familiares/cuidadores es imprescindible durante el tratamiento, sin su colaboración, el terapeuta ocupacional verá disminuidas las posibilidades de favorecer un entorno adaptado, seguro y de confianza para el paciente.

Debemos ser conscientes de que aunque se trate de una enfermedad degenerativa, progresiva e incurable, debemos trabajar para retrasar el deterioro cognitivo y funcional del paciente con el objetivo de conseguir que sea lo más independiente posible hasta que la propia enfermedad lo permita, respetando en todo momento su dignidad.