Beneficios del ejercicio y la actividad física

Cuando empezamos a leer e intentamos saber un poco más sobre ejercicio físico, encontramos que el ejercicio y la actividad física no son lo mismo. Al menos eso me pasó a mí hace ya bastante tiempo. Recuerdo que por ese entonces me llevé una sorpresa porque para mí eran lo mismo.

No sé si a ti te ha pasado alguna vez.

El caso es que descubrí que, si tenemos en cuenta la definición de la Organización Mundial de la Salud, podemos definir actividad física

“a cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía”

Mientras el ejercicio físico lo define como

“una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetida y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física”

Y en esa búsqueda, encontré los diferentes tipos de ejercicios.

Ejercicio Aeróbico o de resistencia

Este tipo de entrenamiento es de menor intensidad pero durante períodos muchos más largos que los demás, siendo el objetivo principal que el individuo consiga una mayor resistencia. A diferencia del ejercicio anaeróbico, el aeróbico no aumenta la masa muscular.

¿Qué tipo de ejercicio aeróbico podemos hacer?

Caminar, correr, marchar, remar, nadar, pedalear, esquiar, saltar a la comba, subir escaleras, etc.

 

La realización de ejercicios de resistencia progresiva parece ser la pauta más adecuada para prevenir y tratar la sarcopenia (pérdida de masa muscular), solos o combinados con otros ejercicios, logrando beneficios sobre la masa, fuerza muscular y funcionalidad en el anciano.

La incorporación de proteínas de alto valor biológico a la dieta tiene un efecto sinérgico sobre el tejido muscular

Y aquí viene algo que, a mi punto de vista, es muy importante:

Numerosas evidencias científicas apoyan el papel del ejercicio físico aeróbico como pilar fundamental para prevenir o retrasar la aparición de deterioro cognitivo leve o demencia.

En cuanto a otro tipo de ejercicio, encontré el:

Ejercicio Anaeróbico o Fortalecimiento

El ejercicio anaeróbico es una actividad breve y de gran intensidad donde el metabolismo se desarrolla exclusivamente en los músculos y sus reservas de energía, sin usar el oxígeno de la respiración

Contribuye a dar mayor independencia a la persona mediante la adquisición de fuerza, de este modo logra realizar más cosas por sí misma. Mejora el metabolismo, contribuyendo a mantener el peso y nivel de azúcar en la sangre. También previenen la osteoporosis.

Este tipo de ejercicios se realizarán dos o tres días a la semana en días alternos.

¿Qué tipo de ejercicio anaeróbico podemos hacer?

El levantamiento de pesas, utilización de bandas elásticas, estiramientos, yoga, taichí, etc.

 

Teniendo en cuenta esta información, y habiendo aprendido un poco más sobre el ejercicio y la actividad física, no cabe duda que los beneficios que podemos obtener mejoran nuestro bienestar emocional, psicológico, físico y social.

Por otra parte, si tenemos en cuenta que el proceso biológico de envejecimiento conduce a una disminución de la capacidad funcional que varía en función de cada persona y momento vital, debemos adaptar tanto la actividad física como el ejercicio a cada persona, con el fin de obtener los máximos beneficios.

Los beneficios que podemos obtener son:

  • Un mejor control y disminución de la grasa corporal
  • Aumento la masa y fuerza muscular así como la densidad mineral ósea.
  • Una mejora de la flexibilidad
  • Fortalecimiento del tejido conectivo
  • Reducción del riesgo de caídas, y más importante aún, reducción de las consecuencias producidas por las mismas.
  • Una mejora en la movilidad.
  • Una mejora en el autoconcepto, la autoestima, la imagen corporal, el estado de ánimo, la tensión muscular y el insomnio.
  • Previene o retrasa la pérdida de las funciones cognitivas tales como memoria, atención, función ejecutiva, entre otras.
  • Produce una disminución de un estado depresivo, así como disminución de estrés, ansiedad.

Seguro que me dejo sin mencionar más beneficios…

A modo conclusión, pienso que el poder trabajar de forma constante y adaptada con cada persona en la realización de sus actividades de la vida diaria, podrá garantizar una mejora en su calidad de vida y autonomía personal; ya que ayudará a retrasar la fragilidad y la dependencia, objetivos que buscamos desde la terapia ocupacional.

Referencias bibliográficas y enlaces de interés.

Aparicio García-Molina, V.A.; Carbonell Baeza, A. y Delgado Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 10 (40) pp. 556-576.

Organización Mundial de la Salud. (OMS)

¿QUIERES SUSCRIBIRTE AL BOLETÍN INFORMATIVO?

 

Responsable: Brigitte J. Manrique Báez.
Finalidad: Poder enviar el boletín informativo sobre últimos posts, eventos, noticias sobre estimulación cognitiva, memoria y más…
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: ActiveCampaign, mi proveedor de email marketing, el cual cumple los Principios del Marco de protección de la privacidad UE-EE. UU.
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos.